martes, 10 de febrero de 2009

“Peplum” de Blutch.

Si ha habido un premio poco discutido en la reciente Edición del Salón Internacional del Cómic de Angôuleme ha sido el Grand Prix otorgado al francés Christian Hincker, mas conocido como Blutch. Una buena oportunidad, para empezar a conocer la obra de este destacado autor, por desgracia poco conocido en España, es “Peplum”, una obra editada por primera vez en 1996 en Francia y que en España apareció el año pasado en una correcta edición de Ponent Mon.

Peplum”, como se puede deducir fácilmente del título, es una historia de romanos. Pero como es constante en la obra de este autor, no nos encontraremos con una obra de género al uso, sino con una propuesta compleja, arriesgada y metafórica, alejada de las películas de gladiadores y cristianos perseguidos a los que estamos acostumbrados en el subgénero, en la que lo alegórico y poético tiene tanta o más importancia que los hechos narrados.

Al parecer la intención de Blutch en “Peplum” fue realizar una adaptación libre del “Satyricon” de Petronio y, ese esfuerzo se nota en el intento del autor de alejarse de cualquier idealización romántica a la época de los Césares, aunque el francés pronto abandona el camino abierto por el autor clásico para articular su propia visión de la Antigëdad mediante la obsesión que un joven esclavo desarrolla hacia una enigmática mujer encerrada en un bloque de hielo, localizando la mayor parte de los diez capítulos que componen la historia en los límites del Imperio, en las tierras bárbaras e ignotas más allá de los Limes, las ciudades costeras en las que anidaban los piratas, o las oscuras comunidades apenas civilizadas desde las Prehistoria donde se hacinaban todavía los cavernícolas. "Peplum" pronto se aleja de los senderos habituales de la aventura convencional para profundizar en los entresijos del amor imposible a través de la metáfora del joven enamorado de la esfigie encerrada en hielo e indagar en la futilidad del amor obsesivo condenado a la perdición y la locura. Blutch, a semejanza de Petronio, se acerca de una manera bastante honesta, y alejada de todo prejuicio, a temáticas como las relaciones homosexuales, habituales en la época, o la picaresca imperante en la sociedad, que refleja en la suplantación de identidad del protagonista por la de un noble romano desterrado y del que nunca verdaderamente conoceremos su auténtica identidad o la actitud de los comerciantes, retratando el Imperio romano como una sociedad oscura y primitiva en la que la ambición y el desprecio por la vida humana son los principales motores en contraposición con la obsesión idealizada del iluso protagonista inmerso en su extraño viaje del que el lector desconoce las razones que lo originaron y su destino final.


Blutch es un soberbio dibujante dotado de un trazo nervioso y grueso, menos interesado en buscar el detallismo y el perfeccionamiento en las localizaciones, como la expresividad de sus personajes a través de una técnica basada en la deformación de la realidad, cercana al Expresionismo, y el Claroscuro. Una opción estudiada y meditada que supedita el preciosismo a la precisión de la narración y que, por momentos, puede engañar al lector menos avezado y parecer descuidada, teniendo en la obra del gran Alberto Breccia uno de sus principales referentes. Blutch desarrolla en esta obra, en ocasiones, un sentido teatral y sincretico de la narración y la puesta en escena, recordando por momentos al Bergman de “El Séptimo Sello” o al Shakespeare de “Julio César”, potenciando el efecto dramático de la historia.

No les voy a engañar, Blutch no es un artista fácil ni para todos los públicos. Sus propuestas son arriesgadas y, en ocasiones, difíciles de seguir, pero si el lector consigue entrar en su particular universo quedará prendado por la riqueza, complejidad y originalidad que ofrece y no podrá dejar de leer hasta las últimas páginas. “Peplum”, una de sus obras más logradas y accesibles, es un buen ejemplo de todo ello. No la dejen pasar.

5 comentarios:

lord_pengallan dijo...

He leído la obra y el dibujo y la narrativa de Blutch me han parecido tanto impresionantes como sobresalientes. Pero el me ha dejado descolocado. No tengo claro que quería Blutch con Peplum, puede ser porque desconozco la obra en que esta inspirada. Pero bueno, leerlo es un espectáculo y eso que es en b&n y con un dibujo sobrio y severo.

Werewolfie dijo...

100% de acuerdo, PAblo, ya lo sabes. Autores como Blutch son de ese tipo que dan ese indefinible "algo más" que traza una fina línea entre el cómic puramente de entretenimiento (por muy digno y honrado que sea éste) y... ¿me atreveré a decir "el arte"? Bueno, ¿y por qué no? ;)

Angux dijo...

Ayer lo tuve entre las manos. Pensé en pillarlo y al final no me atreví.
Estuve ayer en un gran centro comercial. Había ido casi expresamente a por Las Serpientes Ciegas, comic que se supone ya ha sido distribuido por SD. No lo tenían. Pensé en cogerme el comic que aquí reseñas, pero consciente de que solo podía gastarme ese dinero y que no he leido nada de Blutch, preferí esperarme.
¿Mala elección? Quzás.
Para la próxima vez no estaré tan dubitativo.

Un saludo.

David. dijo...

Mmm, Angux a mí me pasó algo parecido. No me he decidido tampoco a pillarlo. Es posible que a nivel formal sea muy interesante, una obra renovadora, que expanda las fronteras habituales de los cómics; pero a mí la historia me deja un tanto frío.
Le daré una oportunidad, pero creo que a través de una biblioteca pública (si lo tienen, claro).

PAblo dijo...

Lord Pegallan,

A mí me pasa un poco lo mismo. No sé si Blutch lo tenía todo planificado (me cuesta creerlo) o hasta cierto punto la riqueza de significados de esta obra le ha podido sorprender hasta a él, pero he llegado a la conclusión que no importa demasiado, ya que lo importante es el resultado final: una obra que se enriquece con cada nueva lectura y nueva reinterpretación. Un cómic y un autor que no deja indiferente.

(A propósito, bienvenido a esta su casa).

Wolfie,

No te cortes, ARTE, con todas sus letras. Me parece que hace ya muchos meses, la primera entrada que leí dedicada a este cómic fue en tu blog y ya entonces me llamó la atención.

http://werewolfshow.blogspot.com/2008/11/peplum-de-blutch.html

David y Angux,

No soy yo quién para deciros en que os debéis gastar vuestros dineros y menos en una obra y un autor tan arriesgado como es Blutch que seguro que no es para todos los gustos. Una buena opción es la que apunta David, leerlo en la biblióteca y ver si os engancha. Si es así, probablemente acabéis atrapados. Seguramente, a lo largo de este año veáis más obras de Blutch comentadas por aquí.

Impacientes Saludos.