lunes, 26 de enero de 2009

“La esfera cúbica” de Josep Maria Beà

La esencia de lo clásico es que, a pesar del paso del tiempo, no pasa de moda. De clásicas se puede calificar entonces la recopilación de historias que componen “La esfera cúbica” y que Ediciones Glénat en un acto de generosidad o de suicidio, publicó hace pocos meses en un cuidado álbum en el que incluye, incluso, una banda sonora compuesta por el autor, Josep Maria Béa, quién alejado por voluntad propia de la producción de historietas, se dedica a matar hoy por hoy el gusanillo creativo componiendo música electrónica junto a Sergi Puertas.

Estas historias, leídas un cuarto de siglo después de su primera publicación seriada en la revista “Rambla”, sorprenden por no haber perdido ni un ápice der su frescura y originalidad tras tantos años, gracias a la fecunda imaginación y el enorme talento narrativo de Joseph Maria Bèa, quien, probablemente sea el mejor dotado de toda una generación de autores españoles que no ha tenido hasta ahora el reconocimiento que se merecen. En esta serie de seis historias, Bèa utilizando como elemento introductorio la famosa esfera cúbica rescatada del delta del río Ebro, da su iconoclasta y humorística versión de la ciencia ficción, a través de unas historias de entre seis y ocho páginas de duración en las que inventa una imaginería completamente coherente, original y sugerente sólo equiparable a la que se puede encontrar en la obra de otro grande del cómic de ciencia ficción, Wally Wood, a la par que incorpora un humor castizo (a pesar de su origen catalán), localista y personal de largo recorrido que entronca con la Escuela Bruguera y llega hasta autores y obras actuales, como Santiago Valenzuela y su “Capitán Torrezno”.

Bèa en estas historias inventa mundos deslumbrantes y situaciones tragicómicas con pasmosa facilidad e incluso suficiencia, demostrando no sólo su habilidad para el dibujo y la narrativa gráfica sino también su conocimiento de un género que transgrede y con el que se divierte y, lo que es más importante, nos divierte.

En fin, un tebeo excelente que no puedo dejar de recomendarles y espero vea su continuación con la recuperación de más obras de este autor completo. La edición de Glénat, a pesar de estar muy cuidada me parece excesivamente cara para un álbum de cuarenta y ocho páginas, aun cuando se obsequie el CD de Bèa y Puertas y hubiera sido preferible, quizás, ajustar algo más el precio para que la obra de este grande del cómic llegue a nuevos lectores. En cuanto a la música electrónica que acompaña al álbum compuesta por el autor, sin ser un experto ni un estilo que me atraiga demasiado, resulta pegadiza.

Bèa es un clásico. No se lo pierdan.


Un par de estupendas entrevistas a Bèa aquí y aquí.

5 comentarios:

tristan dijo...

Toavía recuerdo u cuento de Historias de la Taberna Galáctica donde un mundo dominado por los robots celebraba la muerte del último ser humano al grito de ¡Ha muerto la Vida!...
Josep Mª Beà es un autor memorable y un personaje fascinante a tenor de lo leido en la entrevista a la revista Mondo Sonoro. Y además si tenemos en cuenta lo que le hicieron Los Profesionales cuando era un niño y quería dibujar como Giner...

Rafael I. Llodrá-Llopis avec La Perse dijo...

Un pedazo de tebeo, sí señor, pero, como bien dices, pelín carillo... De todos modos, las historietas lo valen. Hay que reivindicar esa "generación Toutain" que tan grandes autores (De la Fuente, Maroto, González, Ortiz...) nos ha dado.

Bruce dijo...

Es bueno el tío...además, coleguita de Beroy

David. dijo...

Reconozco que no he leído a Bèa, pero lo de que sólo Wally Wood haya llegado a su altura en la creación de historias de ciencia ficción, ¿no te parece un poco exagerado?

También Al Williamson, Gaines y Feldstein, Jack Kamen y en general todo el equipo de la EC crearon grandes historias de cf en esos formatos de seis a ocho páginas.

Saludos.

PAblo dijo...

Tristán,

Tienes razón. Esa entrevista es tremenda. A ver si "La taberna galactica" la comento otro día...
David,

Rafa y Perse,

PAra mi el gran handicap de la edición de Glénat es su precio. Y también tenéis razón es una generación a reivindicar.

Bruce,

Me hagro cruces pero no he leído nada de Beroy. A ver si tengo la oportunidad.

David,
También tienes razón y quizás me he llevado por el entusiasmo pero a mí de todos esos creadores -que son muy buenos-el que más me gusta y creo que hasta cierto punto asemeja a Béa es Wood de ahí la comparación. Béa me parece que está a su altura y es un autor con un estilo propio que merece la pena ser leído.

Impacientes Saludos.