viernes, 19 de diciembre de 2008

“Ultimatum a la Tierra” de Scott Derrickson


En 1951, Robert Wise filmó la primera versión de “The day the Earth Stood Still” una película ágil e imaginativa que en apenas algo más de hora y media mantenía entretenido al personal de todos los públicos con las peripecias de un visitante del espacio cuya misión era advertir a los terrícolas de las terribles consecuencias de la carrera armamentística y al que el ejército estadounidense, siempre dado a recibir a los visitantes tirando de gatillo, recibía y despedía a tiros no sin antes haberse llevado una buena tunda del guardaespaldas del alienígena Klaatu, el gigantesco robot Gorot. La película adquirió con los años la etiqueta “de culto” y es el ejemplo arquetípico de las producciones de la maravillosa “Serie B” del cine norteamericano de los años cincuenta.

En 2008, partiendo prácticamente de las mismas premisas –sustituyan las políticas belicistas por las ecologistas que sostienen el deterioro global del planeta- pero aprovechando los espectaculares avances en materia de efectos especiales, Scott Derrickson, escasamente conocido por películas como “El exorcismo de Emily Rose” o “Hellraiser V”, filma una película farragosa, larga e incoherente destinada a ser olvidada en cuanto desaparezca el DVD de la sección de ofertas de las grandes superficies. Pero, vamos por partes.

El “Ultimatum a la Tierra” de Scott Derrickson intentado captar la esencia de la obra original se pierde entre los árboles sin llegar nunca al bosque. La obra de Wise se sustenta en un guión sólido, serio y bien desarrollado al que el director se ciñó escrupulosamente para suplir lo que los efectos especiales de la época, puestos siempre al servicio de la historia, no podían mostrar. En la película de Derrickson es al revés un guión burdo, estúpido e incoherente está al servicio de unas secuencias de efectos especiales, espectaculares por momentos pero mortalmente aburridas siempre, rodadas con un sentido de la épica hueco que infla la película hasta unos 103 minutos que se hacen muy largos, aburrido el espectador de ver tanto plano cenital de camiones, helicópteros, tanques, aviones y cualquier otro transporte que al guionista se le pudiese ocurrir meter en la peli para rellenar y hacer volar por los aires. En este maremagnum de tontería cara, naufraga también la mayoría del reparto, lastrados por la inoperancia del guión y del director, siendo especialmente clamoroso en el caso de Kathy Bates en el papel de Secretaria de Defensa Americana –quién la ha visto y quién la ve- y Robert Knepper, el T-Bag de “Prison Break” que en su pequeño papel de general a cargo del ataque a la esfera de Klaatu a mí me recordaba a José Luis López Vázquez con guerrera gritando eso de “señorito”. Sólo destacar, entre tanto desatino, la pareja protagonista formada por Keanu Reeves, que gracias a su inexpresividad innata es ideal para interpretar a personajes del estilo de Klaatu, y Jennifer Connolly, que sale indemne de cualquier marrón en que la meta su representante gracias a su enorme talento, incluso lastrada como en esta ocasión por tener que compartir buena parte de la película con un niño plasta (sí, hasta niño plasta tiene la película) como Jadem Smith, que me temo ha heredado el mismo talento para irritar en casi cualquier película que su padre Will Smith.

En fin, que si este fin de semana pensaban acercarse al cine a ver el “remake” de “Ultimatum a la Tierra” mi consejo es que busquen otra opción o quédense en casa viendo en DVD la película original de Robert Wise. Les saldrá más a cuenta y disfrutarán más.
¿Cuándo vendrá un Klaatu que nos rescate de tanta película tonta?

9 comentarios:

Juan Rodríguez Millán dijo...

"Tontería cara". Tú lo has dicho, yo lo suscribo sin dudas. En mi blog yo abogaba por el reestreno de la clásica antes que por el estreno de esta basura. Eso o lo que tú dices, que Klaatu venga a destruir la Tierra por películas así, claro...

Ternin dijo...

NO la he visto ni la veré. Quizás sea la peli que menos interés ha despertado en mi de toda la historia.

lokodatar dijo...

Zorionak por lo que leo en Ternin House.
Vaya que si los blogs son afrodisíaco-paternofiliales¡¡¡

Akbarr dijo...

Ostras, que gran descubrimiento... ¡¡¡el niño coñón es hijo de Will Smith!!!. Eso explica muchas cosas...

100% de acuerdo con el comentario, por cierto. Vaya bodrio de peli. Estas Navidades veré la original, que ya la tengo en casita, tengo una curiosidad tremenda por la comparación.

Osukaru dijo...

Si viniera Klaatu creo que no se atrevería ni a abrir la ventanilla de la nave para saludar...

Esto es un bodrio de film que ya he procurado evitar a toda costa.

Un saludo!.

Muriel dijo...

Akbarr tiene razón, eso de que el niño fuera hijo de Will Smith lo explica todo.

Bueno, a mí no me pareció tan, tan mala, pero ya sabéis eso de que "cuando sólo sales para ir al pediatra, cualquier película te parece buena". Me ha gustado mucho tu comentario, PAblo (¿o debería decir Mr. Uatu?), sigo pensando que cuando das caña estás mucho mejor que cuando comentas algo que te ha gustado.

Difiero en ti en un par de cosas, aunque coincido en líneas generales. A mí no se me hizo tan larga, Jennifer Connolly tampoco me parece que lo haga tan bien (me resulta un poco bastante pánfila), pero lo que realmente no me ha gustado nada, nada, nada (aparte del niño coñazo), es que esta película no debería titularse "The day the Earth stood still". ¡Si sólo atacan a los americanos, no a toda la Tierra! ¡Si la gente no llega a enterarse de que hay una amenaza!
Akbarr, me apunto a ver la peli antigua, a ver si conseguimos hacer un cine-forum güeno de verdad.

Fox dijo...

Lo de Jennifer Connelly es muy gordo. Firmaría sin ninguna duda un documento que acreditase que es la mejor y más carismática actriz de Hollywood en su generación, pero la cantidad de proyectos mediocres en los que se está metiendo últimamente es preocupante.

La película es para echarse las manos a la cabeza. Destrozar y simplificar de esta manera un material tan sumamente cojonudo como es la película de Robert Wise me parece desquiciante. Y lo que más me jode es que la película no es MALA en plan Uwe Boll, es decir, es mala pero tampoco mucho: pura mediocridad hasta en ese sentido.

Y ojo, que no soy de los anti-remakes, creo que hay películas que deben ser actualizadas para redirigirlas al público actual (no todos son cinéfilos y van a buscar la película de Wise en el videoclub), pero joder, hacerlo con un poco de sentido común y si es posible un poco de talento, que es lo que falta en esta producción.

FOXXXXXXXXX

PAblo dijo...

Parece por el sentido de los comentarios y su cantidad que la versión de "Ultimatum a la Tierra" de Derrickson nos ha dolido a muchos de los que la hemos visto y de los que lo tenían más o menos claro desde antes.

Vamos por partes,

Juan,

Me alegro que resaltes esa frase porque la puse adrede para resumir en dos palabras lo que me parecía la película y por desgracia mucho de lo que se hace hoy en día dentro del género de la ciencia ficción.

Lokodeatar,

Gracias. Yo creo más bien que la mayoría de los que escribimos en un blog estamos en la edad y claro al final venimos a coincidir. Andate con ojo que puedes ser el siguiente ;-D

Osukaru,

Klaatu lo más probable es que pasase de largo. Si es que no tenemos arreglo...

Muriel y Akbarr,

Sí, el niño coñón es el hijo del infame Will y efectivamente explica muchas cosas. Me apunto al cine-forum ese y a cualquier otro que queráis organizar.

Muriel, no es que la Connelly estuviera muy bien. Es que era la mejor de la película y la más profesional en un producto, que como bien señala Fox, en el que pierde el tiempo como actriz (aunque la vaya bien a su cuenta bancaria). Por otro lado, a mí me cansa escribir sobre cosas que no me gustan. Hacer carnaza es más fácil y más morboso generalmente para los que leen que escribir sobre cosas que gustan.

Fox,

Coincido contigo en dos cosas.

Posiblemente la Connelly sea de las mejores actrices de su generación y no soy anti remakes. No tanto por adaptar las películas antiguas a los nuevos públicos sino porque hay historias fantásticas que permiten ser contadas muchísimas veces siempre y cuando cada director aporte algo personal que la haga interesante. Luego depende del interés de cada persona profundizar o no en versiones más antiguas.

Impacientes Saludos.

Jaime Sirvent dijo...

Si viniera Klatu yo creo que no nos lanzaría ni la advertencia, directamente destrozaría el planeta y punto, ¡ a qué extremos de imbecilidad y mal gusto cinematográfico hemos llegado!.

Viva Robert Wise.