viernes, 7 de noviembre de 2008

De la crisis, el cómic y las editoriales


Ya sabrán ustedes si viven por estos mundos de dios, que estamos en crisis y, seguramente, quién más, quién menos se estará viendo afectado. Esto de las crisis económicas es como las fichas de dominó y el efecto mariposa de manera que si la Bolsa en Estados Unidos se hunde porque se han empachado de hipotecas basura, aquí los españolitos de a pie apretamos los dientes y nos disponemos a reducir nuestro dinerillo para el ocio para poder pagar las letras al banco. Salimos menos al cine ya que está por las nubes y generalmente hay poquita cosa interesante que ver, compramos menos cómics que dejaron de ser hace tiempo un entretenimiento barato y para todos los públicos para convertirse en un bien de lujo para treinteañeros, y abandonamos las cenas y las copas con los amigos por las noches que no hay economía que las asuma. Si total, nos resignamos, con una conexión a Internet y un cursillo rápido en domesticación de burritos, sapos y dioses de la guerra cualquiera tiene todo el mundo del ocio entre sus manos, aunque los sacrosantos señores de la SGAE no cejen, como es su obligación, de velar por los derechos de sus representados promoviendo cánones a diestro y siniestro e inspirando sentimientos encontrados en los que no queremos piratear porque somos gente de tronio y honrados como pocos pero adictos a unas aficiones que desde pequeñitos nos ha inculcado nuestra cambiante y ahora en crisis sociedad de consumo que de repente cuestan un pastón.


Y a todo esto, ¿le estará afectando esto de la crisis a nuestras editoriales de cómics que deben propocionarnos nuestro soma?¿Habrán sido previsoras hormiguitas o las estarán pasando canutas como las cigarras? Pues, bien, no tengo ni idea que para estas cosas, como buenas empresas que son, las empresas son muy suyas y hasta que no llega el momento de la suspensión de pagos, el ERE y echar a media plantilla ninguna suelta prenda, pero analizando un poquito el mercado parece que hay de todo.Desde las que parecen asumir que los tiempos de bonanza han pasado y hay que atarse los machos ajustando los costes, reduciendo las novedades pero cuidando la calidad, como parece ocurre con las pequeñas e intermedias como Astiberri, Sin Sentido, Dibbuks o Aleta, a las grandes como Planeta y Panini que no cejan en su empeño de seguir saturando las librerías mes tras mes con novedades publicadas de cualquier manera como si el asunto este de la crisis no fuese con ellas. Sin embargo, sí que va y al menos es evidente que en Planeta algo no funciona cuando las novedades anunciadas con meses de adelanto no aparecen (“Popeye“, “Madman”), se retrasan (“Coleccionable Batman”), cuando aparecen deben retirarlas apresuradamente a los dos días (“El almanaque de mi padre”) o se traducen y reproducen de aquella manera (“Durango”, “Legión de superhéroes”). Por la blogosfera, hay teorías para todos los gustos desde que se ha quemado la imprenta con la que Planeta suele trabajar hasta que ahora imprimen en China y por eso tarda más. Yo, personalmente, me apunto que están abaratando costes –que sí que la crisis también les ha llegado- trabajando con packagers más baratos que no son necesariamente los mejores ni los que tradicionalmente han trabajado en temas de cómics y el resultado final es el que es. Todo con tal de mantener sus cifras de venta aunque el producto final no reúna los mínimos de calidad que el lector se supone está pagando. Panini y Planeta tienen el respaldo de importantes grupos editoriales detrás y es difícil que se hundan, así que a pesar de este caos que les comento ellos van a seguir erre que erre con su particular guerra al margen de crisis cuan boxeadores sonados salvo que se reduzcan drásticamente sus ventas.

Pero parece que hay otra editorial dispuesta a conseguir pingües beneficios como sea en estos tiempos convulsos. Me estoy refiriendo a la emprendedora Norma que, ni corta ni perezosa, ha repercutido en los abnegados seguidores de sus colecciones la crisis con curiosas y hábiles medidas, que se reducen a una la uniformización de sus precios. De esta manera, a sus álbumes de cuarenta y ocho páginas, se les sube un eurito y pasan de los doce a los trece euros con la socorrida justificación que los derechos para hacerse con estas obras están más caros; las colecciones del sello ABC (Tom Strong, Promethea) da igual que los tomos de "Tom Strong" tengan 250 páginas o que tengan cien que todos valen quince euritos para redondear y a los últimos de “Promethea” se les sube el precios para celebrar que se acaba la cole. Pero, el mejor ejemplo de que a río revuelto ganancias de pescadores lo tenemos con la serie “Percevan” en la que en lugar de saldar los restos de Grijalbo y reeditarla de nuevo han recuperado de algún oscuro sótano la acartonada y amarillenta edición de 1987 para venderlo como novedad a los trece eurazos de rigor.

En fin, como ven, la crisis ha llegado más o menos a las editoriales y cada una ha reaccionado un poco en la línea que llevaba antes de la crisis. Lo que parece claro es que a pocas, por no decir ninguna, se le ha ocurrido demasiado tener en cuenta que pasará si los pobrecitos –cada vez más pobrecitos- freaks que las dan de comer comprando sus productos no pueden seguir durante mucho más tiempo sosteniendo tanto gasto y la burbuja (sí, sí, en esta industria como en la inmobiliaria también hay burbuja) se deshincha. Claro, que para preocuparse por eso tendrían que ser aficionados y ellos, en realidad, son profesionales.





14 comentarios:

anguloagudus dijo...

La crisis ya ha debido llegar a todos los ámbitos de nuestra economía, pues lo que empezó siendo crisis inmobiliaria ha evolucionado a una feroz crisis financiera, de credibilidad en definitiva. Antes todo se movía con los créditos bancarios, ahora si no tienes liquidez estás perdido, te quedas sin crédito y sin negocio. Supongo que los cómics no difieren en esto respecto del resto de los mortales, aunque puede que sean mas resistentes, pues el concepto crisis no les resulta nuevo.

Veremos como se pasa el fondo de la crisis, que será en 2009.

Un saludo.

Etrigan dijo...

Veremos movimientos y cambios, y es que la crisis es eso...cambio. Esperemos que no sea infinita, perdón, eterna.

Akbarr dijo...

Lo normal es que la crisis afecte, porque los comics son carísimos y como bien dice nuestro impaciente amigo, se han convertido en un auténtico lujo. En una entrevista reciente a Alejandro M. Virtutia (de Panini) en UniversoMarvel, comentaba que a ellos por ahora no les iba mal con la crisis, y decía que donde más se está notando es en la venta de tomos caros. Si esto fuera generalizado, ojito con Norma.

Angux dijo...

Está claro que la crisis afectará al mundo del comic (también) pocas (menos) serán las editoriales que saquen títulos arriesgados, las series que no generen beneficios será (aún) más difícil mantenerlas en catálogo, menos editoriales (aún) apostarán por autores noveles o sin cierto renombre...

dennel dijo...

En cuanto a lo de los 12 y 13 euros, ya estaban mayoritariamente en 13 los de 48 paginas desde hace 2-3 años, otra cosa es que algunas series que empezaron costando 12 se mantenían y ya hayan igualado.
_____________________________

CITA: "decía que donde más se está notando es en la venta de tomos caros. Si esto fuera generalizado, ojito con Norma."

El comprador habitual de Norma es distinto del de Panini, aun así, si Norma tiene problemas sacará los títulos por los que más se vaya a esforzar la gente, pero no bajará los precios ni se irá a pique ni nada, reducirá actividad hasta que pase el temporal pero la rentabilidad que nadie se la toque. As usual.

anguloagudus dijo...

Estoy de acuerdo, Norma prefiere vender caro aunque sea poco, antes que barato en grandes tiradas. Dejará pasar el fondo de la crisis y seguirá igual.

Dicen que las crisis no afectan a los productos de gran lujo, porque a sus clientes nunca les llega la crisis y porque en estos periodos se hace mas acuciante la necesidad de productos que identifiquen la supuesta riqueza de su propietario. De todas formas, todavía está por llegar el día en que un cómic sea considerado un objeto de lujo.

Jolan dijo...

Esta es una pregunta que yo también me hacía estos últimos días: si la crisis había llegado al mundillo editorial del comic.

Desde luego, la reducción y constante aplazmiento de novedades de Planeta es significativo. No sé si tendrá que ver con crisis o con otras historias, pero da que pensar...

En cuanto a Norma, está claro que no bajará un céntimo sus precios y capeará la crisis mirando más lo que saca, pero como sigan cometiendo guarradas como la de Perceván, lo llevan claro conmigo.

Decir que el comic es casi artículo de lujo puede ser exagerado, pero claramente no es algo a la altura de todos los bolsillos (que digo yo que mucha gente no podrá permitirse una media de 30-50 € al mes como hacen -hacemos- muchos). Saludos!

Jevi dijo...

Ayer me compre una novedad de Vertigo editada por Planeta, las ultimas 6 pág. estan jodidas, 4 desenfocadas que ni se pueden leer, una manchada de negro y las 2ultimas rajadas...creo que si estan abaratando costes,no es la
1ª vez que me pasa con un cómic de esta gente, no me voy a comprar otro sin revisarlo pág. a pág...¿tendran la misma consideracion a los premios Planeta de este año que a los cómics que publican?...lo dudo mucho...

Giuseppe dijo...

Con tanta gente encontrandose en el paro (toquemos madera) los gastos no imprescindibles se reduciran, y los comics como bien se comenta arriba son objetos de lujo. Los adictos al comic que continuemos cotizando siempre iremos comprando, aunque sea menos y sin arriesgar en obras o autores menos conocidos; el problema sera para los que dependen de una paga paterna para sus cosas.
Me da que la cantera de aficionados jóvenes se va a reducir bastante.
Pocas editoriales se libran de una crítica o otra (precios, retrasos, nulo control de calidad...), pero en general las pequeñas tienen menos fallos. De las gordas, para mi, Planeta es la que peor lo esta haciendo.

PAblo dijo...

Jevi,

¿De qué novedad se trata? ¿Era un ejemplar suelto o toda la tirada? Danos más datos.

Anguloagudus,

Muy bueno tu apunte sobre bienes de lujo y gran lujo. Los cómics ahora mismo no pueden considerarse gran lujo como otras obras de arte pero creo que sí han dejado de ser accesibles a cualquiera.

Sí, yo creo que en el mundillo del cómic veremos también los efectos de la crisis en el 2009.

Akbarr,

Es lógico que las ediciones que se vean más recortadas sean las más caras.

Giuseppe,

Es cierto que el aficionado -y, por desgracia, siempre el aficionado y no nuevos lectores salvo contadas excepciones- seguirá consumiendo cómics pero habrá que ver cuantas editoriales aguantarán el tirón si se reduce el consumo.

Dennel y Jolán,

Hablo de memoria pero los álbumes de 48 páginas a 13 euros los he empezado a ver este año y no hace dos o tres.

Es cierto que Norma puede ajustar más las tiradas porque su clientela es distinta que la de Planeta y acostumbra a exprimirla más y puede creerse que los productos que ofrece son minoritarios por opción editorial. Sin embargo, si comparamos la edición de europeo de Planeta con la de Norma vemos que ofrece una mayor diversidad de formatos y unos precios más competitivos de europeo que seguro logran aumentar las ventas y los derechos de sus obras serán similares a los de Norma. ¿Por qué esa obcecación por el clásico formato álbum? ¿Quizás porque deja más beneficios?

Un detalle sonrojante para la editorial. El mismo álbum que en 1987 no creo que pasase de mil pesetas a día de hoy cuesta 2166. Un beneficio de más del 100%.

Impacientes Saludos.

PAblo dijo...

Rectificación:

Colecciones "nuevas" como "El marques de Anaon" de Norma los primeros álbumes salidos en 2007 ya costaban 13 euros. Los últimos publicados en 2008 14 euros.


El aumento de un euro es generalizado.

Jevi dijo...

El recopilatorio de Tokyo,8'95 euros.

Jevi dijo...

hasta que no lo pueda ir a descambiar no se si sera toda la tirada...espero que no, porque me lo compre por el dibujo.

David. dijo...

Cierto, los cómics parecen haberse convertido en un lujo, incluso los precios de algunas editoriales suben en época de crisis. ¿Sabrán ellos lo que hacen?
Lo de los precios de Norma es absolutamente increíble. No sé dónde pretenden llegar, porque lo cierto es que cuando una editorial sube un precio es ya algo irreversible, es decir, nunca jamás, por mucho que cambie la situación económica bajará ese precio.