lunes, 7 de julio de 2008

Algo se mueve en Aleta o la crisis que viene


Les imagino a todos enterados del comunicado publicado por la editorial Aleta la semana pasada en el que anunciaba la reestructuración de su línea Bonelli pero, si no es así, les cuento un poco a grandes rasgos.

El comunicado viene a anunciar el cambio de periodicidad de sus colecciones Bonelli, que son una de las grades bazas de la editorial ("Nathan Never", "Dylan Dog", "Martin Mystere", "Dampyr"), pasando de mensual a trimestral, e incluyendo cada nuevo tomo tres de los que se venían publicando hasta ahora con lo que se mantendría el número de páginas publicadas al año y triplicando el precio del tomo aunque el precio anual sería el mismo, pasando así de publicar tres tomos mensuales de cien páginas a cinco euros a uno trimestral de casi trescientas por quince euros. Además, el comunicado anuncia la recuperación del material clásico de las colecciones publicadas hasta ahora desde el primer número, empezando por "Dylan Dog" y la publicación de la colección completa de un nuevo personaje, "Brad Barron", a través de seis tomos bimestrales.
Lo tienen todo más detallado en el comunicado de la editorial que pueden leer aquí.

Los cómics de Sergio Bonelli Editore son una institución en su país de origen, Italia, con un buen número de series abiertas desde hace un montón de años y excelentes personajes entre los que destacan Tex, Martyn Mistere o Nathan Never, caracterizándose por ser cómic de puro entretenimiento y acción desde planteamientos de género puro y duro al gusto de cualquier tipo de público, desde la ciencia ficción al terror pasando por el relato apocalíptico o el oeste mediante historias generalmente autoconclusivas. Son cómics populares que se pueden encontrar en cualquier kiosco del país transalpino y gozan de excelente salud.

A pesar de su calidad, los cómics Bonelli no han tenido mucha suerte en sus intentos de implantación en España (aunque creasen una escuela de reducidos y esforzados seguidores), fracasando todos hasta que, en 2004, Aleta Ediciones, la editorial de Joseba Basalo, se hizo con sus derechos logrando implantar la línea de una manera duradera a pesar de los problemas de distribución que ha sufrido en distintas etapas y que, finalmente, parece se han resuelto con la contratación de los servicios de Norma para la distribución.

Ahora desde Aleta nos llega este nuevo comunicado, ¿qué se pretende aparte de vender más, claro? Por un lado, consolidar definitivamente la línea en España que busca mantener y aumentar el número de lectores con un cambio de periodicidad atractivo y que se antoja una medida inteligente en estos momentos que se empieza a otear la crisis en el horizonte. Aunque el número de páginas y el precio sea prácticamente el mismo para un aficionado agobiado por seguir varias colecciones al mes de distintas compañías puede resultarle más cómodo gastarse quince euros cada tres meses que cinco al mes por el mismo número de páginas en un formato que seguramente va a resultar más competitivo y cercano al formato prestigio al que nos tienen acostumbrados compañías más grandes y que se impone a otros más clásicos como la grapa en recesión (aunque todavía hay muchísima gente que se decanta incomprensiblemente por ella) o el cartoné reservado a caras ediciones de cómic francobelga (y ojito que este formato cada vez será menos frecuente viendo el éxito de los nuevos formatos introducidos por Planeta o los integrales de Norma). Por otro lado, publicando en este momento, material clásico de los personajes más emblemáticos de la compañía y las historias de un personaje cuya colección está terminada se abren dos buenas alternativas para enganchar a nuevos lectores en el universo Bonelli sin que se vean cohibidos por una numeración avanzada o el desconocimiento y aumentar las compras de los seguidores fieles de la línea que demandaban este tipo de ediciones sin sobrecargar demasiado su bolsillo, con lo que se matan dos pájaros de un tiro.

Aleta Ediciones ha dado un primer paso para saber posicionarse inteligentemente antes que la pille el toro de la crisis y buscar un crecimiento sostenido de su cuota de mercado sin repercutirlo necesariamente en los bolsillos del lector, algo que, me temo –y no quiero se pájaro de mal agüero- no van a saber hacer otras compañías de similares características que van a optar por un aumento de los precios que en un mercado tan saturado como es ahora el español puede provocarles más de un disgusto.

Tiempo al tiempo.

6 comentarios:

EduXavi dijo...

Estoy contigo en tu razonamiento. Creo que esta nueva política de publicación beneficiará sobremanera las ventas de la editorial respecto de sus títulos Bonelli, verdadero buque insignia de Aleta que, aunque desconozco sus números, Basalo siempre ha comentado que funcionaban bien dentro de lo que cabe.
Y ahora, aparte de recuperar material clásico, sacan un nuevo título al que yo le tengo ganas a ver si cumple las expectativas creadas por mí por la temática que trata.
Lo de las otras editoriales que no sabrán hacer el cambio a tiempo y correctamente, creo sinceramente que habrá de todo, unas que capearán bien el temporal y otras que no, aunque Aleta tiene una ventaja con los títulos Bonelli al poder hacer tomos más o menos extensos por ser historias autoconclusivas, aparte del coste de los derechos que seguro que estarán por debajo de cualquier material venido de Francia o de los USA, por el tipo de publicación que ya de por sí es en Italia, al ser fumetti con una connotación claramente "popular" al alcance de cualquier bolsillo.

PAblo dijo...

EduXavi,

El comentario sobre las otras editoriales no es más que una conjetura y a lo mejor me equivoco pero me da la sensación que Aleta se ha adelantado y ha tomado una iniciativa de la que puede salir muy beneficiada sin gravar a los lectores con la política más sencilla que sería la de repercutir los gastos en los lectores para mantener su beneficio (¡o simplemente, para no tener perdidas!) como viene siendo algo común tradicionalmente en las editoriales grandes.

Las pequeñas e intermedias (Sin Sentido, Astiberri, Diabolo, etc...) nacieron en un momento en que el mercado estaba muy bien. Ahora habrá que ver cómo se adaptan a una situación más complicada y si son capaces de encontrar soluciones satisfactorias.

La Perse dijo...

No entro a juzgar nada del panorama editorial, que yo soy una humilde lectora y como tal veo el asunto... pero la nueva "receta" que Aleta va a aplicar a sus títulos de Bonelli va a conseguir que por fin le dé una oportunidad a este material, picando algo de todas las series para ver qué tal, y quizá continúe a partir de aquí... O sea, que ole. ;)

PAblo dijo...

Perse,

Precisamente ese es el motivo del cambio de periodicidad y en mi opinión creo que como tú habrá bastante gente. Si no quieres esperar puedes probar con la novela gráfica de Martin Mystere, "Operación: Excalibur" de los creadores de la serie y te dará una idea sobre el estilo de las aventuras de Bonelli (a ver si escribo algo sobre esta historia que está pendiente...).

Josema dijo...

Me alegra comprovar que hay otra explicación al cambio, porque la que le di yo cuando leí la noticia es completamente diferente.
A mí me da la impresión de que la linea bonelli baja ventas y que desde aleta buscan un impulso con el cambio de formato. Y que no funcionará.
Por otra parte, ¿de verdad creeis que soltar 15€ cada tres meses es mejor que 5€ al mes? El gasto mensual lo tienes asumido, el otro me parece más del momento, más fuera de presupuesto como si dijeramos.
Espero equivocarme.

Un saludo.

PAblo dijo...

Josema, bienvenido,

Sin cifras de venta nos movemos en el terreno de las hipotesis pero yo tengo la impresión -mi impresión personal e intransferible- que los cómics Bonelli cuentan con un núcleo fiel de seguidores que aseguran una cifra de ventas y lo que se busca con esta medida es precisamente atraer a nuevos lectores que, como dices tú, puedan probar gastándose 15 € en un tomo y engancharse.La cantidad a gstar realmente sea mensual o trimestralmente es la misma.