lunes, 23 de junio de 2008

“Indiana Jones Omnibus” de Dan Barry y otros.




A falta de una buena reedición de su “Flash Gordon” – cuarenta años haciendo la tira y a nadie se le ha ocurrido (o ha podido) recopilar al menos las mejores aventuras- que echarnos a los ojos, una buena oportunidad para apreciar y empezar a valorar el trabajo de ese texcelente dibujante y guionista que fue Dan Barry es el primer tomo que Norma Editorial nos ofrece de las series limitadas que la editorial Dark Horse dedicó al héroe cinematográfico a mediados de los noventa, en el que se recogen las dos grandes aventuras que Barry realizó con el personaje, “Las llaves de Atlantis” y “Tormenta en Oriente” junto a una tercera aventura que ya no cuenta en sus créditos dibujada por el argentino Leo Durañona titulada “El brazo de oro”.

Sin duda, “Las llaves de Atlantis”, adaptación de un videojuego del mismo nombre, es la mejor historia del tomo y la que mejor capta la esencia del personaje cinematográfico en una historia en la que Barry y William Messner Loebs (Flash, Wonder Woman) imprimen a la historia un ritmo frenético y hacen viajar al bueno de Indy junto a una nueva compañera, la arqueóloga y vidente ocasional Sophia Hapgood, por todo el mundo para hacerse con una serie de artilugio provenientes de la ciudad perdida de Atlantis capaces de generar una energía superior a la nuclear y que también son deseados por unos despiadados agentes alemanes. La historia resulta muy entretenida y nos ofrece excelentes páginas del bueno de Barry que aun siendo ya por entonces un autor muy veterano sorprende con unos diseños de página bastante modernos para la época.

La segunda historia “Tormenta en Oriente” se encontraba inédita en nuestro país y en ella nos encontramos con un Dan Barry que, en solitario, se hace cargo del guión y el dibujo de la historia. “Tormenta en Oriente” en cuanto a estructura es bastante parecida a “Las llaves de Atlantis” con un Indiana que viaja a lo largo de todo Asia, junto a Sophia y su sidekid ocasional Khamal, para hacerse con unas antiguas escrituras de Buda que podrían unificar las distintas escuelas budistas y cuya posesión es ambicionada esta vez por los japoneses.
Una historia muy entretenida que encuentra su principal aliciente en ver cómo Barry ambienta la historia en distintas localizaciones asiáticas con bastante cuidado para lo que era la época y la convierte en la de mayor calidad gráfica del tomo (en “Las llaves de Atlantis” el entintado de Kessel desluce un poco el trabajo de Barry) y cuyo principal handicap es su similitud argumental con “Las llaves de Atlantis”, por lo que aconsejaría para su disfrute una pausa entre una y otra historia. En esta serie limitada el último número fue dibujado por Dan Spiegle quién realiza una excelente colaboración dando un toque muy realista a su caracterización de Indiana y no desentonando demasiado con el trabajo de Barry.

La tercera historia, “El brazo de oro”, escrita por Lee Mars y dibujada por el argentino Leo Durañona es la más floja del volumen, no tanto por el bello dibujo del argentino demasiado estático en comparación con la narrativa de Barry como por el flojo guión de Lee Mars en una historia bastante alejada de sus mejores trabajos en el cómic underground ("The Further Fattening Adventures of Pudge, Girl Blimp") en una historia que a pesar de contar con ciertos elementos interesantes resulta bastante confusa en su desarrollo. Indiana viaja junto a su compañera de Universidad Francisca Uribe a Perú para intentar encontrar al hermano de esta quién ha desaparecido buscando el mítico brazo dorado de Pachacuti con el que pretende restaurar el poder del imperio inca en una historia de pretendida intriga con más agujeros que un queso grouyere.

La calidad de reproducción del tomo editado por Norma es bastante buena con una relación calidad precio correcta, no sufriendo demasiado el dibujo con la reducción de tamaño aunque hubiera sido deseable la inclusión de las portadas originales. En definitiva, una lectura muy entretenida que gustará a todos aquellos que se quedaron con ganas de más Indiana tras la reciente película.

6 comentarios:

Mar dijo...

Menudos ratos buenos he pasado con ese jueguito de Indiana: recuerdoq ue casi me vuelvo loca con un loro malvado...

Besitos

PAblo dijo...

Pues yo el juego lo desconocía y en su momento tampoco me mostré demasiado interesado por las adaptaciones al cómic de Indiana que publicó Forum pero con este tomo no he podido resistirme teniendo a un autorazo como Dan Barry en los créditos y lo cierto es que las historias son muy entretenidas.

Impacientes Saludos.

anguloagudus dijo...

A mi me paso exactamente igual, y ahora me arrepiento.

De Flash Gordon conservo ejemplares sueltos de la edición de Vértice (de myu mala calidad pero que a mi me encantaba) la colección completa de Ediciones B (de mejor calidad, pero no la suficiente).

Hay episodios antológicos. Como el satélite Skorpi, una de las obras cumbres del género y puede que del cómic.

PAblo dijo...

Anguloagudus,

Generalmente se ha destacado el "Flash Gordon" de Raymond, considerando el de Barry una obra menor o continuista pero en los últimos años parece que se está dando el mérito que se merece este autor. Su "Flash Gordon" se conserva mucho mejor que el de Raymond y es más entretenido aunque no tenga la calidad artística que el de su predecesor.

Ojalá Planeta (imagino que serán ellos los que ostenten los derechos) publique si no la obra completa una selección de la obra de Barry como hiciera con la de Raymond, e incluya la saga que indicas de Skorpi.

Impacientes Saludos

Jolan dijo...

El Fate of Atlantis fue un grandísimo juego y, como mucha gente, siempre he pensado que hubiera sido bueno una adaptación cinematográfica del mismo.

PAblo dijo...

Bienvenido, Jolan,

Pues ya te digo que el juego no lo probé pero tengo entendido que durante muchos años su argumento fue considerado como la base para la cuarta película de Indiana (de hecho, creo que se escribieron incluso varios guiones)pero al final parece ser que a Harrison no le convenció.

Impacientes Saludos