lunes, 24 de septiembre de 2007

“Hairspray” de Adam Shankman



Sin saber muy bien por qué, algún gran ejecutivo de Hollywood decidió un buen día que el género musical no resultaba rentable así que, poco a poco, sus títulos fueron desapareciendo de las carteleras. Sin embargo, de vez en cuando, Hollywood nos sorprende con una novedad que por la buena aceptación que el público suele dinspensarlas demuestran que es un género difícil de finiquitar. La última demostración de este fenómeno que ha llegado hasta nuestras pantallas ha sido “Hairspray”, el “remake” de la obra homónima que el vitriólico John Waters dirigió en 1988 y que ya tuviera hace unos años una adaptación musical de gran éxito en Estados Unidos. “Hairspray” nos sitúa en el Baltimore de los sesenta en los que la integración todavía no ha llegado y una dulcemente obesa Tracy Turnblad desea con todas sus fuerzas ser la nueva bailarina del programa de Corny Collins, cosa que por una serie de casualidades consigue, convirtiéndose de la noche a la mañana en una celebridad local. La ingenua Tracy, aprovechando su creciente popularidad, decide luchar por la integración posicionándose a favor de que sus amigos negros puedan bailar junto a los blancos en el programa, lo que la llevará a ser despedida, manifestarse y ser perseguida por la policía. Sin embargo, ayudada por sus amigos y familiares logra reaparecer a tiempo en el programa para participar en la elección de Miss Teenager Hairspray, y desbaratar los planes de su rival, la cursi Amber (Brittany Snow) y su maquiavélica y racista mamá, una genial Michelle Pfeiffer, quedándose de propina con el guapo Zac Efron.
“Hairspray” es una película ante todo divertida, en la que partiendo de un estupendo primer número musical que contextualiza perfectamente la historia y el personaje nos introduce en las aventuras y desventuras de Tracy, soberbiamente interpretada por la novel Nikki Blomski, en una historia que dosifica bien el mensaje político con la locura adolescente a través de unas coreografías eléctricas y pegadizas. Mención aparte merece el excelente reparto en el que se mezclan actores consagrados y estrellitas en ciernes, en el que sobresalen los veteranos Christopher Walken y John Travolta, como padre y madre de Tracy. Ninguno de los dos canta un pijo pero están muy graciosos, sobre todo un Travolta que no queda muy bien parado en su comparación con Divine pero sigue empeñado en reinventarse con cada nuevo papel lo que es de agradecer. También es de destacar la labor de una Michelle Pfeiffer, que demuestra su saber hacer en cualquier papel que se le encomiende y se resiste, como los musicales, a desaparecer a pesar de haber superado los cuarenta hace ya tiempo.
Esperemos que los musicales (y la Pfeiffer) vuelvan a ponerse de moda frente a tanto superhéroe tontorrón. Y si puede ser sobre una base completamente original, pues mejor.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Precisamente este fin de semana he ido a ver Hairspray. Iba bastante a ciegas, la eligió una amiga y me sorprendió gratamente. Me pareció que tenía números musicales bastante buenos y momentos muy divertidos. Muy buena la interpretación de la protagonista Nikki Blomski (no sabía cómo se llamaba), además de lo bien que baila. Michelle Pfeiffer vuelve a demostrar lo buena actriz que es. Y John Travolta cantará mal, pero está graciosísimo en su papel de madre de Tracy.
No la puedo comparar con la película original porque no la he visto, pero ésta me ha gustado, por lo menos puedo decir que no he tirado el dinero que pagué por la entrada, que es más de lo que se puede decir de muchas películas.

Kris

Mojonshon dijo...

Joer entre esta peli que me da mal rollito el travestismo del Travolta y las necrologicas este blog empieza a ser muy sordido XD.
Saludetes

BUENDÍA dijo...

Completamente de acuerdo con el Sr. Impaciente y con Kris la película me gustó, los actores están estupendos y los números musicales muy buenos cuesta permanecer pegado a la butaca durante las casi dos horas de duración con tanta música y tanto bailoteo.

Besitos

PAblo dijo...

Kris de la de Waters sólo la vi una vez hace la tira de tiempo pero casi ni me acordaba. Era más gamberra que esta.

Mojonshon, ¿por qué te da mal rollo el travestismo de Travolta? yo creo que se queda con el personal en la pelicula y resulta gracioso. Otra cosa, yo no veo nada sordido en hablar sobre la muerte, que antes o después nos tocará a todos. Me parece más sórdido tratar de obviarlo.

Buendia, por fin, una pelicula que nos gustó a los dos... Creo que es la primera en la que coincidimos desde que empecé con el blog.

Besitos.

Akbarr dijo...

Señor impaciente, empiezo a notarle síntomas de cansancio. Se le escapan noticias que entran de lleno en la temática del blog, como esta:

Notición

PAblo dijo...

Akbarr, pero ¿qué se ha fumado el redactor?

BUENDÍA dijo...

Hombre Sr. Impaciente no sea usted así!!

Si hemos coincidido en muchas: "Hairspray", "Ratatouille", "Caótica Ana"...

Y aunque debo admitir que cuando leí aquello de "....frente a tanto superhéroe tontorrón" no pude evitar una sonrisa, sigo pensando que es mejor que juntos frecuentemos más el teatro y menos el cine, por el bien de las relaciones humanas ;-)

Besitos.