miércoles, 12 de septiembre de 2007

“El club de los suicidas” de Roberto Santiago.



El cine patrio tan escaso de mordiente en muchas ocasiones para atraer público por la calidad de sus tramas gusta para suplir esta carencia incorporando a actores que han demostrado su tirón mediático en la televisión. Una vez más esta situación se repite en “El club de los suicidas”, la última película de Roberto Santiago (“Hombres felices”, “El penalti más largo del mundo”) y su protagonista, Fernando Tejero, archiconocido por la comedia “Aquí no hay quién viva”.
Probablemente, “El club de los suicidas” tiene más cualidades para atraer al espectador más allá del tirón de su protagonista. Una comedia negra razonablemente divertida en la que un grupo de desgraciados que acuden a una terapia de la seguridad social para eliminar sus tendencias suicidas deciden pasar de la terapia y siguiendo, el modelo del relato de Stevenson de mismo título, ayudarse unos a otros a suicidarse. La cosa va funcionando mal que bien hasta que Antonio, el personaje encarnado por Tejero, se enamora de Ana, interpretado por Lucia Jiménez.
“El Club de los suicidas” es una película que se deja ver y ayuda a pasar el rato con algunos momentos cómicos realmente graciosos (generalmente aquellos en los que aparece el chino) hecha a mayor gloria de Fernando Tejero, un actor del que ya todos conocemos sus registros cómicos y que en esta película no incorpora nada nuevo a lo ya conocido y, en muchas ocasiones, resulta redundante, por lo que hubiese sido más interesante haber dado mayor cancha a personajes secundarios que hacen que la trama, escasamente planificada y con algunos gags no excesivamente originales pero eficaces, funcione. En este sentido, hay que destacar la labor de los excelentes Luis Callejo, Juanma Cifuentes y Cristina Alcázar, actores con una “vis cómica” impresionante y que nos hacen confiar en que la gran tradición de cómicos en nuestro país tiene mimbres para continuar. De Lucía Jiménez hay que decir que está bastante correcta en su papel de guapa de la película y a Tejero hay que recomendarle que busque papeles en un registro diferente - ¿por qué no probar con un papel dramático? - si quiere evolucionar en su carrera como actor que como Benito – perdón, Antonio, en este caso – ya está muy visto. Ah, a los que no les guste la película y piensen salir de la Sala antes de tiempo aconsejarles que no lo hagan porque el mejor chiste se encuentra al final. Así que, ya saben, ármense de paciencia.

13 comentarios:

Mar dijo...

Fernando Tejero tal vez no haga otro tipo de papeles porque no da para más... Y Lucía Jiménez, otro ¡¿bluf?!

Sí: me ha salido la vena viperina

Besitos

BUENDÍA dijo...

A mi la película me gustó. Pasé un par de horas gratamente entretenida con mi coca-cola, mis palomitas y algunas risas. No creo que la película pretendiese nada más y eso lo consiguió. Visto los estrenos cinematográficos de los últimos tiempos me doy mas que por satisfecha.

En cuanto a los actores tengamos un poco de paciencia, personalmente pienso que Tejero se ha dado a conocer con el registro del "portero de aquí no hay quien viva" y posiblemente hasta que no espriman al cien por cien ese registro no tendrá oportunidad de probar con otro. No le quitemos esa oportunidad por ser español ¿no? al menos no en España.

Besitos.

PAblo dijo...

De acuerdo con tu apreciación sobre la pelicula, Buendía. Pero yo creo que Tejero también debería intentar probarse en otros papeles y no hacer siempre lo mismo. La gente no se encasilla si no quiere y, se me ocurre algun caso, como el de Javier Cámara, por ejemplo.

Besitos.

BUENDÍA dijo...

Es curioso, en el ejemplo de Javier Cámara pensaba yo cuando escribí el comentario de Fernando Tejero.

Recordemos los comienzos de Javier, sus primeros trabajos fueron comedias como "Alegre ma non troppo" "Eso" "Corazón loco" donde hacía papeles cómicos y secundarios, posteriormente le llegó la popularidad con la serie de televisión "Ay señor, señor" donde interpretaba a un cura junto a Andrés Pájares, siguió con otras series, cómicas todas, como "Todos los hombres sois iguales" ó "Hostal Royal Manzanares" y posteriormente "Siete Vidas" donde interpretó a Paco durante tres años. En cine aún tuvo la suerte de interpretar un papel en "Torrente, el brazo tonto de la ley" y alguna comedia más.

Y por fin Julio Médem le invitó a cambiar de registro con un papel más que secundario en "Lucía y el sexo" y, entonces sí, tan sólo un año despues tuvo la oportunidad de la mano de Almódovar de desvincularse por completo de la comedia con "Hable con ella".

Desde su primera comedia (1992) a su papel secundario en "Lucía y el sexo" (2001) transcurrieron 9 años. No esta mal, eh...

Demos tiempo al tiempo y no prejuzguemos, los comienzos de algunos de nuestros mejores interprétes fueron incluso menos brillantes.

Besitos.

Akbarr dijo...

Mucha gente (incluido yo) opina que es más difícil para un actor hacer reír que hacer llorar. De hecho, aparte de Javiér Cámara hay más ejemplos de actores que empezaron con comedia y luego triunfaron en drama: Tom Hanks, por ejemplo. Sin embargo, no se me ocurre ningún caso que haya sido al revés.

Por cierto, juraría que Fernando Tejero ya ha hecho alguna película con papel dramático, y hasta me suena de haber leído alguna crítica favorable sobre su actuación. Pero hablo de memoria, así que seguro que es todo mentira ;)

PAblo dijo...

Caray, Buendia... Asombrado me dejas. Debes saberte la carrera completa de JC (aunque creo que te has dejado su papel en "La vida secreta de las palabras", que también era bastante secundario). De todos modos, a partir de "Lucia y el sexo" alternó diferentes papeles (participó también en "Torremolinos 73"), lo que supongo debe ser lo que prefieren los actores.
Estoy de acuerdo con Akbarr. Es más difícil hacer reir que llorar. Pero a lo que yo iba es que Tejero dada su popularidad debe tener posibilidades de elegir diferentes papeles, tanto dramáticos como cómicos y que en ningún caso le he visto en uno dramático (cosa que me gustaría). Desconozco si ha participado en alguna película en un papel dramático.
Tranquila, que yo le doy todo el tiempo del mundo.

Besitos

Akbarr dijo...

He hecho un esfuerzo mental y ya me acuerdo: la peli de Fernando Tejero era "Volando voy". Aunque parece que la crítica no se ponía muy de acuerdo sobre si el amigo Tejero lo hacía bien o lamentablemente mal, aquí va una de cada:

A este le gustó

A este no

Deberes para el señor impaciente: ver la peli y opinar
;-)

BUENDÍA dijo...

A ver señor impaciente, he reproducido sólo la carrera de Javier Cámara hasta su primer papel dramático protagonista que sería "Hable con ella" en el año 2002. A partir de ahí como bien dices Javier Cámara ha intercalado los géneros y en el año 2005 aparecía en "La vida secreta de las palabras".

Lo que yo digo es que no es tan fácil que un actor que consigue ser tan popular en un género como lo fue Javier Cámara por "Siete vidas" ó como lo es Fernando Tejero por "Aquí no hay quien viva" dé el salto a un género distinto (repito que a J.C. le costó 9 años), porque para un director incluir a Fernando Tejero en un papel cómico es una apuesta segura, mientras que incluirlo en uno dramático conlleva un riesgo incluso mayor que introducir a un actor nuevo, porque la interpretación del cómico en el papel dramático tendrá que ser algo más que correcta para conseguir que el público deje de ver en él al portero de aquí no hay quien viva diciendo aquello de "un porquito de por favor".

En cuanto a la peli que mencionaba akbarr no la he visto, pero la apunto.

Besitos

PAblo dijo...

Vale Buendia tienes razón. Pero yo creo que Tejero puede innovar y crecer por sí mismo ahora que tiene las puertas abiertas si realmente quiere desde participando en cortos o colaborando con algún director joven que estará contento de contar con un actor de renombre en su primera obra. Por supuesto que las productoras prefieren agotar el filón pero ahí tiene que demostrar la personalidad el actor procurando hacer cosas diferentes. Quieres que te ponga un ejemplo de actor completo, Luis Merlo, que ha participado también en un montón de series cómicas para televisión y tiene una larga carrera teatral. Si se quiere se puede. Otra cosa es que el tipo se acomode (que es lo que me parece a mí).

Akbarr,esa pelicula es en la que hacen un biopic del Pera, ¿no? Pues creo que voy a esperar a que la echen por la tele porque no me llama nada.

Besitos.

Akbarr dijo...

Hombreeee, no seas así, por lo menos dale una oportunidad a la señora impaciente, que igual a ella sí que le apetece verla!

BUENDÍA dijo...

Vaya por delante que me encanta Luis Merlo, pero ¿sabes quien le dió a Merlo sus primeras oportunidades en teatro? Curiosamente la segunda mujer de su padre, Ana Diosdado, escritora y directora de grandes obras de teatro, anteriormente ya había debutado en cine con la película "Hay que deshacer la casa" donde compartía protagonismo con la archiconocida actriz Amparo Rivelles, hermana del también actor Carlos Larrañaga y por tanto tía de Luis.

Obviamente creo que Luis Merlo tenía mas que merecidas esas oportunidades y se ha convertido en un actor completo completísimo que a mí personalmente me entusiasma sobre las tablas y principalmente en papeles dramáticos como en "El Águila y la Niebla"

Y en cuanto a lo ezpuesto por Akbarr, si no es a la señora impaciente por lo menos dale la oportunidad a Tejero que me da que le has cogido manía al chaval...

Besitos

PAblo dijo...

Alto, alto que yo no le tengo manía a nadie pero tengo que reconocer que no es de mis actores favoritos.

BUENDÍA dijo...

En eso estamos de acuerdo Sr. Impaciente tampoco es de los míos, de momento...

Besitos